PADRE JOSÉ MARÍA VELAZ
 

 
BIENVENIDOS A LA WEB DE FE Y ALEGRIA PATIOS / ALKP
PADRE FAUSTINO MIGUEZ
ALBUM DE FOTOS
RESEÑA HISTORICA DE LOS PATIOS
GALERIA ALU
MISION DE FE Y ALEGRIA
VISION DE FE Y ALEGRIA
HOGAR INFANTIL ALEGRÍA
PADRE JOSÉ MARÍA VELAZ
PROYECTOS EDUCATIVOS
Educar es hacer hombres y mujeres en plenitud, que conciban la vida como servicio a los grandes ideales.
Imagen
El padre José María Vélaz nació en Roncagua, Chile, de padres españoles. los años y las distancias no lograron borrar esta raíz. Al contrario, le dieron profundidad, integración, globalidad. Los perfiles localistas se sublimaron. Al profundo afecto a la patria chica se sumo una visión de gran familia de pueblos hermanos con un destino común.

La prematura muerte del papá, cuando José maría, el mayor de cuatro hermanos, tenia cinco años, introdujo fuertes cambios en su vida.

El viaje de la familia a España le puso en contacto con los jesuitas. San Ignacio de Loyola y san francisco Javier, les serán familiares desde la infancia.

José María fue gran lector y soñador. En su imaginación competía con los héroes de sus cuentos, logrando conquistas, multiplicando rebaños, superando peligrosas aventuras.

Realiza sus estudios de bachillerato en Tudela (Navarra). El ambiente misionero de las lecturas del "siglo de las misiones", y aquel grandioso cuadro de san Francisco Javier, pintado por el hermano.
Imagen
FRASES CELEBRES

Pueblo educado es pueblo creador, lleno de iniciativa, es pueblo adulto que resuelve por sí mismo sus necesidades

Nos motiva a trabajar con Fe y Alegría, La profunda FE en un Dios que se proclama como el Padre bueno que tiene como preferidos a los pobres y que se manifiesta en ellos. Esta opción de FE es la única explicación de ese milagro de solidaridad que se llama Fe y Alegría. Y eso es lo que explica que las personas que trabajan en el Movimiento, los niños y jóvenes que son sus alumnos o beneficiarios vivan esta opción de profunda ALEGRIA.”

¡ De Corazón Gracias, contamos contigo ¡

"FE Y ALEGRÍA tiene como vocación, actuar entre esos dos Mundos, entre el bienestar y la miseria, entre la Educación y la ignorancia, para recordarles a los que están arriba, que los que están abajo son sus hermanos."

Educar es hacer hombres y mujeres en plenitud, que conciban la vida como servicio a los grandes ideales

Con puros discursos, pláticas, convivencias… no lograremos salvarnos. Aprendiendo a cargar al herido del camino, curándolo y dándole posada, sí.

Para vosotros los que vendréis, para los que no conozco pero amo, para los que todavía no han nacido, para la niña triste, que no conoció el carió, para el huérfano cuya universidad ha sido el desamparo.

¿Hasta dónde podrán volar el Ingenio, la Ilusión y los Anhelos?

Anhelo integrar en un solo valor la Selva, los Talleres y los Libros, los Maestros y los Consejeros, la Fe, el Paisaje y la Oración, los grandes Proyectos del Futuro, el Arte, la Esperanza y el Amor.

Fe y Alegría empieza donde termina el asfalto, donde se acaba el cemento, donde no llega el agua potable. Es decir, donde están los auténticos olvidados de su propia sociedad.

Imagen
EL NOMBRE DE FE Y ALEGRÍA

Un nombre bien puesto equivale a una definición. Es como una fotografía. El nombre de Fe y Alegría no surgió así, a la primera. Fue un nombre que Padre José María discutió mucho con sus colaboradores y que por fin, prefirieron a otros. Querían un nombre que describiera lo que iba a ser esa obra que estaba comenzando. Un nombre que pudiera izar como una bandera, que fuera como el "santo y seña" de los valientes que se enrolaran bajo ella.

Poco a poco empezó a sonar el nombre de Fe y Alegría. A algunos no terminaba de gustarles. Decían que no expresaba nada concreto, que no tenía fuerza, que resultaba muy abstracto. El Padre Vélaz repetía ese nombre muchas veces en silencio de su alma y cada vez le gustaba más. "repítalo en su corazón y oirán lo bello que resuena", les decía. El nombre, de tanto repetirlo, les fue sonando bello a todos. Se fue abriendo sobre ellos como un árbol y ya los estaba cobijando.

El nombre está formado con dos virtudes que bastan para llenar de plenitud la vida. Si uno tiene Fe y tiene Alegría, le sobra casi todo lo demás. la fe es una fuerza irresistible. La fe, nos dice Jesús en el evangelio, es capaz de mover hasta montañas.

Al colocar la Fe en el inicio de su propio nombre, Fe y Alegria está proclamando que es una obra de servicio cristiano a los niños y jovenes más necesitados del país. Y está afirmando que, al confesar su fe en DIOS, cree en el hombre- en todos los hombres, por haber sido creados a imagen de DIOS y ser hermanos de Jesús.

La alegría es contagiosa. Las personas alegres transmiten alegría. Por eso, el Padre José María Vélaz siempre quiso que los maestros de Fe y Alegría fueran personas alegres, que tuvieran la cualidad más importante de todo verdadero educador: el amor a los alumnos.

Las escuelas tenían que ser manantiales de alegría, lugares donde se practicara el deporte, la música, el baile, el teatro, las danzas, las excursiones..., es decir, todo aquello que fuera una fiesta para los músculos, para los sentidos, para la mente, la imaginación y el corazón. Todo lo que fortaleciera la amistad, la confianza, el coraje, la fe.

Fe y Alegría es una obra de permanente juventud, audaz para enfrentar las dificultades, valiente para emprender nuevos retos, generosa para abrirse siempre a los demás.

La noche antes de su muerte, se sentía el Padre José María Vélaz especialmente feliz. Después de muchos esfuerzos, había conseguido por fin una maestra para su escuela naciente del Masparro. Quiso que, en esa noche, todos cenaran juntos, y después estuvieron cantando y celebrando.

Cuando , en la madrugada del 18 de julio de 1985, les sobrevino el infarto, su preocupación fue que se enteraran ls maestras para que no se preocuparan ni se llevaran una mala impresión.

Después, cuando adivino que ese dolor tan fuerte era DIOS que le llamaba, pidió una oración y montado sobre ella, se marcho con la mañana y con el río a seguir soñando y dando vida en el océano del cielo.
Imagen